Náyades, de veneradas ninfas griegas a olvidados moluscos

Náyades. La primera vez que oí hablar de ellas se me vino a la cabeza alguna imagen de unas criaturas de la mitología griega. Consideradas como las ninfas de agua dulce, protegían las fuentes, manantiales, pozos y ríos. Se dice que, a pesar de su gran longevidad, eran mortales, y que su vida dependía de esas masas de agua dulce, sin las cuales se secaban y perecían.

Pero aquí no vamos a hablar de esas náyades, aunque lo dicho arriba igualmente se podría aplicar a los moluscos de que hoy trataremos, pues eso es, precisamente, lo que son: protectores de las masas de agua dulce, seres longevos, dependientes de unas aguas que ya no cumplen con sus requerimientos. Nos están avisando, por su carácter bioindicador, de que, de nuevo, tenemos que plantearnos el tratamiento que damos a ese elemento que define nuestro singular planeta: El AGUA.

Náyade es el nombre común que reciben unos moluscos bivalvos de agua dulce con un ciclo vital muy característico que luego veremos. Están ampliamente extendidas por el mundo, faltando solo en la Antártida. Existen cientos de especies en el mundo y, en general, están pasando serias dificultades para seguir adelante. De hecho, algunas de ellas ya se han extinguido y otras tantas no correrán mejor suerte si no se actúa pronto.

Se encuentran entre los grupos de animales más amenazados del mundo. Su complejo ciclo y su dependencia de unas condiciones ambientales muy concretas (hospedadores a veces muy específicos, condiciones de cierta naturalidad en los cursos de agua,…) que no son respetadas, lo explican.

En el caso de la península ibérica, las náyades pertenecen a dos familias: Margaritiferidae y Unionidae. Podemos encontrar 10 especies: Margaritifera auricularia, Margaritifera margaritifera, Potomida littoralis, Unio mancus, Unio gibbus, Unio delphinus, Unio tumidiformis, Unio ravoisieri, Anodonta anatina y Anodonta cygnea, Las dos especies del género Margaritífera pertenecen a la familia Margaritiferidae, mientras que el resto, a la Unionidae.

No vamos a entrar en características morfológicas de cada especie. Simplemente decir que las especies más grandes de la península pueden superar los 20 cm de largo, mientras que otras apenas superan los 6 cm. Como muestra, aquí os dejo una imagen de dos especies: Margaritifera auricularia y Unio mancus.

Fuente: “Las náyades de la Península Ibérica”. Adaptado para Conservación Ibérica Natura

.

CICLO DE VIDA

El ciclo de vida de estos moluscos no es muy habitual. De hecho, por si solos no pueden completar el ciclo, sino que necesitan un intermediario, un pez hospedador, para hacerlo.

Las náyades macho (o las que actúan como macho en el caso de especies o poblaciones hermafroditas) liberan el esperma en el agua, que las hembras cercanas inhalarán junto con el agua que filtran. Tiene lugar la fecundación, que es interna, incubándose los huevos en las branquias. Tras un tiempo de incubación nacen las larvas (llamadas gloquidios), que son liberadas por miles o millones en el agua. Esos gloquidios solo podrán sobrevivir si consiguen adherirse (mediante dientes o ganchos) a las branquias de un pez hospedador. El pez, como reacción, generará un quiste, dentro del cual se desarrollará el gloquidio, que sufrirá una metamorfosis, saldrá del quiste del pez y caerá al agua como juvenil, donde deberá encontrar las condiciones adecuadas para sobrevivir.

Fuente: Observatorio de Malacología y Ecología Fluvial (OMF). https://riosynayades.wordpress.com

.

Vemos pues la complejidad del ciclo. También su fragilidad, pues al verse alterados pequeños elementos de los ecosistemas acuáticos donde viven, la viabilidad de estos moluscos puede reducirse considerablemente.

También es importante indicar que no valen todos los peces. Generalmente cada especie de náyade tiene unas especies de peces que pueden desarrollar quistes ante la presencia de sus gloquidios y, por tanto, servirles de pez hospedador.

Mientras que hay especies con poca especificidad en este aspecto, otras, como Margaritifera auricularia o M.margaritifera, tienen que apañárselas con solo una o dos especies de peces en los cursos de agua ibéricos.

Gloquidios enquistados en branquias de esturión. Fuente: “Status and conservation of the giant European freshwater pearl mussel (Margaritifera auricularia)”

Pero no acaba aquí su aventura. Como hemos dicho, al caer desde las branquias del pez hospedador, deberá encontrar las condiciones propicias que necesita para vivir y, dada la baja capacidad del molusco para moverse, más le vale caer en terreno adecuado.

La longevidad de las náyades es asombrosa. Algunas, como Margaritifera margaritifera, habitante de nuestros ríos, pueden superar los 100 años, habiéndose descubierto un individuo de 167 años en las aguas frías de Finlandia.

Se alimentan filtrando el agua, estimándose que una náyade del tamaño de una Margaritífera filtra hasta 50 litros diarios de agua.

.

ESPECIES

Fuente: “Las náyades de la Península Ibérica”. Adaptado para Conservación Ibérica Natura

.

En la imagen se puede observar la distribución de las especies presentes en la península. Vamos a ver alguna de ellas:

Margaritifera auricularia: llamada comúnmente margaritona, antiguamente vivía en ríos de Bélgica, República Checa, Dinamarca, Luxemburgo, Holanda, Portugal, Italia, Inglaterra, Alemania, Marruecos, Francia y la península ibérica. Actualmente solo se encuentra en Francia y España, con poblaciones muy menguadas y muy bajo reclutamiento juvenil.

De hecho, desde 1933 a 1996, no hubo observaciones de margaritonas vivas en España, por lo que se daba por extinta. Sin embargo, en 1996, fueron descubiertos unos 2000 individuos en el Canal Imperial de Aragón y, posteriormente, en otros canales cercanos e incluso en el mismo cauce del rio Ebro.

De hecho, el descubrimiento de 1996 fue esencial para salvar a las últimas poblaciones españolas, pues el Canal Imperial, que fue excavado en la misma tierra, estaba siendo pavimentado, lo que hubiese sido letal para estos moluscos, que necesitan un sustrato de tierra/grava donde fijarse.

El problema es que las poblaciones descubiertas no presentaban individuos de menos de 20 años y que, por tanto, no estaba habiendo reclutamiento de juveniles. Ésto llevó a pensar que el pez hospedador de esta náyade podría ser el esturión (Acipenser sturio), que se había extinguido en el Ebro hacía aproximadamente los mismos años (década de los 70).

Afortunadamente, se ha comprobado como otro pez, el blenio de río o pez fraile (Salaria fluviatilis) también puede madurar gloquidios de esta náyade, aunque es un pez que se encuentra catalogado como “Vulnerable” según el Catálogo Español de Especies Amenazadas y “En peligro de extinción” en el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón.

No obstante, por su mayor tamaño, el esturión sería la especie hospedadora idónea para la margaritona, pues podría alojar más gloquidios que otros peces más pequeños, como es el caso del blenio.

Margaritifera margaritifera: Antiguamente se hallaba presente en muchos ríos salmoneros y trucheros europeos y norteamericanos, pues sus hospedadores son salmónidos como el salmón atlántico (Salmo salar) o la trucha (Salmo trutta). De hecho, como vemos en la siguiente imagen, su distribución coincide bastante fielmente con la del salmón atlántico.

Fuente: “Conservación de Margaritifera margaritifera en LIC de Zamora (España)”

.

En la península ibérica, existen poblaciones en el cuadrante noroccidental, tanto en España como en Portugal. Al contrario que M.auricularia, habita en aguas blandas, en los tramos altos y medios de los ríos, con aguas oligotróficas por tanto y con corriente.

Al igual que M.auricularia, sus poblaciones presentan un bajo reclutamiento juvenil. Luego en el apartado “Amenazas” veremos por qué.

Aquí os dejo un vídeo (en inglés) que explica muy bien el ciclo de esta náyade:

.

Unio mancus = Unio elongatulus: En el medio natural, solo se ha observado la infestación con sus gloquidios en Barbus graellsii, aunque en condiciones de laboratorio los gloquidios han conseguido completar el ciclo en otras seis especies.

Sus mayores poblaciones están en los grandes canales del Ebro. Es otra de las especies que está sufriendo un claro declive, ligado sobretodo a los cambios en los niveles de agua de los canales, que en ocasiones se mantienen con niveles muy bajos, de modo que las náyades que quedan al descubierto perecen, bien por desecación o por las bajas temperaturas (pues no es infrecuente que los canales de riego se desequen en invierno para mantenimiento u otros fines). Además, la bajada de los niveles del agua tiene como consecuencia que los peces escapan al rio, con la consecuente dificultad para la reproducción de aquellas.

.

Os dejo aquí un enlace con un vídeo sobre las náyades de Andalucía.

https://waste.ideal.es/nayades.htm

.

AMENAZAS

Entre los factores de amenaza para las náyades tenemos:

  1. Alteraciones de los cursos fluviales que modifican el flujo de los mismos (presas, azudes), con implicaciones tanto para la ictiofauna como para las náyades directamente, al afectar a la migración de los peces y a las condiciones del lecho.

  2. Dragados, que eliminan el sustrato sobre el que habitan las náyades.

  3. Pavimentación de canales, generando un fondo inerte donde las náyades no pueden fijarse.

  4. Caudales insuficientes (debido a detracciones de grandes cantidades de agua), que modifican las dinámicas de erosión-sedimentación. Así, por ejemplo, en las madres (o canales trenzados típicos de los tramos medios de los grandes ríos), el menor caudal circulante, que llega a ser nulo, favorece la sedimentación, colmatando estos cauces o bien afectando al sustrato sobre el que se fijarán las náyades. También es importante mencionar que los bajos caudales estivales generan una menor circulación del agua, un mayor calentamiento y el estancamiento parcial de las aguas en algunas zonas, hecho que favorece el crecimiento de algas que llevan a la eutrofización de las aguas.

  5. La contaminación de las aguas por productos fitosanitarios, fertilizantes, aguas residuales urbanas,…

  6. La ausencia de peces hospedadores.

  7. El asentamiento de poblaciones de peces de especies exóticas invasoras, o moluscos como la almeja asiática (Corbicula fluminea) o el mejillón cebra (Dreissena polymorpha).

Desde 2013 se viene observando una gran mortalidad de náyades en la cuenca del Ebro, sobretodo en el Canal Imperial de Aragón. Esta mortalidad, que afecta a todas las especies allí presentes (Potomida littoralis, Unio mancus, Anodonta anatina y Margaritifera auricularia), representa un grave peligro para la ya relíctica M.auricularia, que está viendo desaparecer una de sus últimas poblaciones mundiales.

Se especula que esta gran mortalidad pueda deberse a la competencia con la almeja asiática. De hecho, las cifras de avance de este molusco invasor son asombrosas. En los canales del Ebro zaragozanos, de 2011 a 2016, las poblaciones de almeja asiática pasaron de 70 individuos por metro cuadrado a 1100, a la vez que disminuían las de náyades vivas de 1,53 a 0,01 individuos por metro cuadrado.

El proyecto de la Sociedad Española de Malacología titulado “Identificación de los potenciales agentes etiológicos responsables de las mortandades masivas de Margaritifera auricularia observadas en España” trata de arrojar luz sobre esta problemática. “En este estudio se ha comprobado que esta población está sometida a distintos y graves impactos, como obras de mantenimiento, fluctuaciones extremas del caudal y contaminación del agua, que la han conducido a una situación límite de conservación”.

.

Con Margaritifera margaritifera la situación no es mucho mejor. No solo en España, sino en el resto de su distribución mundial está en regresión. Se ha observado como los fenómenos extremos de estiaje y crecidas provocados por el cambio climático en ríos peninsulares están afectando a las poblaciones de esta náyade.

Otro de los grandes problemas es la destrucción del hábitat. Se trata ésta de una especie que, como decíamos, vive en los tramos altos de los ríos, que suelen tener un bosque de galería que proporciona sombra, alimento y cobijo a especies piscícolas como las truchas y a las náyades directamente. La desaparición de estos bosques, o el peor estado de los mismos, los incendios que arrasan con la vegetación, la erosión de la tierra que acaba en los ríos, las presas que impiden el paso de peces y náyades, impidiendo el intercambio genético, son todos ellos factores que llevan a que la especie lleve décadas sin reproducirse en muchos ríos ibéricos, factores que llevan a que la especie esté abocada, por tanto, a su desaparición.

.

ESPECIES EXÓTICAS

Por si no tenían estos moluscos suficientes problemas, se suman más recientemente especies exóticas invasoras como el mejillón cebra, la almeja asiática o el cangrejo azul.

El mejillón cebra (Dreissena polymorpha), procedente del mar Caspio y Negro, se ha asentado en aguas de todo el mundo. Es un bivalvo colonial, con agrupaciones de miles de individuos por metro cuadrado.

La capacidad de filtración que tienen es, proporcionalmente a su tamaño, enorme. Si se tienen en cuenta sus densidades, pueden provocar una seria disminución de las algas unicelulares, que son los principales productores de oxígeno de las masas de agua dulce, con el consiguiente descenso de los niveles de este gas. Además, esto genera una potencial competencia por el alimento con las náyades, al alimentarse de los mismos organismos.

Por último, al requerir los mejillones cebra un sustrato sólido sobre el que desarrollarse, también pueden suponer (y suponen, de hecho) un problema para los individuos sobre los que se fije, como pueden serlo las náyades. Llegan a crear colonias sobre la concha de éstas, impidiendo así que se alimenten y respiren, provocando su muerte. Se han llegado a contar 1700 mejillones cebra sobre una sola náyade.

.

En Norteamérica, de hecho, el mejillón cebra es considerado como la principal causa de extinción local de varias especies de náyades.

La almeja asiática (Corbicula fluminea), en condiciones favorables, tiende a alcanzar concentraciones de cientos o incluso miles de individuos por metro cuadrado.

También se ha comprobado la depredación del cangrejo azul (Callinectes sapidus) sobre las náyades y sobre Corbicula sp. De hecho, en el Delta del Ebro, en el año 2018, cuando ya el cangrejo azul se podía considerar muy abundante (incluso en el mismo rio Ebro), se observó una alta mortalidad de almeja asiática (Corbicula sp.), cuyas valvas presentaban signos de haber sido manipuladas. En otras localidades también se han observado náyades con estos signos. No parece, sin embargo, que la almeja asiática se pueda ver afectada por el cangrejo azul, dada su enorme prolificidad y a la tendencia que tienen aquellas de “esconderse” en el fondo del rio ante estos ataques (Pla Ventura et al. 2018).

Se ha constatado el efecto negativo que el cangrejo señal (Pacifastacus leniusculus) genera en la náyade Margaritifera margaritifera. Resulta que se ha visto como, al considerar aquel como un alimento las masas de gloquidios liberadas por la náyade, llega a manipularlas con las pinzas, dañando la concha. También “mordisquean” con las pinzas las partes de estos moluscos que sobresalen del sustrato.

Curiosamente, el cangrejo señal no es capaz de depredar sobre las almejas asiáticas (Corbicula fluminea), que tienen una concha más dura, y son animales más rápidos en el cierre de las valvas. Las náyades autóctonas no parecen estar adaptadas a la depredación, pues en ellas (al menos, Unio delphinus, Potomida littoralis y Anodonta anatina) si se ha constatado la depredación tanto por Procambarus clarkii como por Pacifastacus leniusculus (Meira et al. 2019).

Otra potencial amenaza es la especie invasora Rhodeus amarus, que todavía no ha llegado a la península ibérica, pero que ya se ha extendido por buena parte de Europa. Se trata de un pez que parasita a las náyades, poniendo sus huevos en las branquias de éstas, habiéndose comprobado ya este hecho en las poblaciones francesas de M.auricularia.

.

QUÉ SE ESTÁ HACIENDO

Este es quizá el apartado más difícil de escribir y también el más importante. Para unos ojos críticos da la sensación de que no se está haciendo lo suficiente para salvar de la extinción a estos animales.

A veces, además, existe una actitud muy permisiva o poco controlada hacia la destrucción de sus poblaciones. Por ejemplo, en el caso de M.auricularia, hay que tener en cuenta que en España la especie solo sobrevive en el Canal Imperial y en el de Tauste y que cada año se han hecho obras irresponsables justo encima de las pocas poblaciones que había. Este hecho fue denunciado por el documental “La perla del canal”, que aquí os dejo, que parece que sigue vigente en la actualidad:

.

No son animales emblemáticos, como pueda serlo el lince ibérico o el águila imperial. Son invertebrados, que no dejan de ser el grupo faunístico más vilipendiado y menos conocido. De hecho, fue la margaritona la primera especie de invertebrado que se incluyó en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, en 1996, cuando ya había casi 400 especies de vertebrados catalogadas.

Varios proyectos LIFE se han llevado a cabo para la conservación de las náyades en la península ibérica.

También cabe destacar el Plan de Recuperación de Margaritifera auricularia en Aragón, que ha permitido llevar a cabo el programa de cría ex-situ de esta especie, que luego veremos.

Desde el año 2005 en el que se aprobó el Plan de Recuperación de Margaritifera auricularia en Aragón, se vienen desarrollando en dicha Comunidad Autónoma trabajos para tratar de detener su declive poblacional y lograr su reproducción ex-situ. Estas acciones también van encaminadas al favorecimiento del pez que actúa como hospedador, el pez fraile (Salaria fluviatilis)” (Ecologistas en Acción).

Como vemos, existen unas instalaciones de cria ex-situ de M.auricularia en Aragón. En este programa, se recogen adultos reproductores, antes de que comiencen la emisión de los gloquidios. Se mantienen junto con los peces hospedadores en cautividad y, una vez emitidos los gloquidios, son liberadas de nuevo en el medio natural. Hasta 2014 hubo dificultades para mantener con vida más de unos pocos meses a los juveniles, pero desde entonces, llevan a cabo la cría con éxito, liberando en el medio natural cientos de miles de ellos, que esperan puedan encontrar las condiciones adecuadas para vivir.

.

Margaritifera margaritifera ya debería contar con planes de recuperación en las comunidades autónomas donde habita, pues han pasado más de tres años desde que fue catalogada como “En peligro de extinción” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas. Sin embargo, no dispone de ningún plan, y gran parte de las acciones que se han llevado a cabo se han hecho gracias a proyectos LIFE y a organizaciones como el “Observatorio de Malacología y Ecología Fluvial (OMF)”.

LIFE NÁYADE es uno de los proyectos LIFE que se han desarrollado, en este caso en Castilla y León, para la conservación de M.margaritifera. Ha consistido, fundamentalmente, en la mejora del hábitat de la especie, incluyendo la recuperación de riberas, actuaciones para disminuir la erosión de tierras que puedan afectar a la turbidez y sedimentación de los ríos, mejora de frezaderos para la trucha, mantenimiento de fosas sépticas que podían afectar a la calidad de las aguas, y educación ambiental.

Aquí tenéis un vídeo sobre las acciones llevadas a cabo en el proyecto: https://videos.unileon.es/video/5c60132d8f4208422c8b456a

Aquí os dejo un documental sobre otro de los proyectos LIFE llevados a cabo, en este caso en Galicia: el proyecto LIFE Margal Ulla.

.

Si habéis conseguido llegar hasta aquí, como recompensa como curiosidad os dejo un par de videos sobre el ciclo de algunas especies de náyades de Norteamérica que, en lo esencial, es igual, pero tiene alguna particularidad muy curiosa.

.

.

BIBLIOGRAFÍA

Como fuente de información que me ha servido para elaborar este artículo, es de destacar el Gobierno de Aragón, en muchos de cuyos documentos me he basado para intentar explicar la situación de M.auricularia. También querría agradecer a tantas personas que trabajan por la conservación de estos seres enigmáticos. Actuemos y esperemos que la humanidad pueda estar a la altura de la situación y no deje extinguir a las náyades, las protectoras de nuestros ríos.

https://waste.ideal.es/nayades.htm

https://spip.ecologistasenaccion.org/article30081.html

https://riosynayades.wordpress.com/ Observatorio de Malacología y Ecología Fluvial (OMF)

Estrategia para la conservación de la almeja de río (Margaritifera auricularia) en España. Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

Araujo, R. y Ramos, M.A., 2000. Status and conservation of the giant European freshwater pearl mussel (Margaritifera auricularia) (Spengler, 1793) (Bivalvia: Unionoidea), Biological Conservation, 10.1016/S0006-3207(00)00075-6, 96, 2, (233-239)

Araujo, R., Reis, J., Machordom, A., Toledo, C., Madeira, M.J., Gómez, I., Velasco, J.C., Morales, J., Barea, J.M., Ondina, P. y Ayala, I., 2009. Las náyades de la Península Ibérica. Iberus 27(2):7-72.

Araujo, R. 2012. Margaritifera auricularia. En: VV.AA., Bases ecológicas preliminares para la conservación de las especies de interés comunitario en España: Invertebrados. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Madrid. 54 pp

Gómez, I. y Araujo, R., 2008. Channels and ditches as the last shelter for freshwater mussels. The case of M. auricularia and other naiads at the mid Ebro River basin, Spain. Aquatic Conservation: Marine and Freshwater Ecosystems, 18: 658-670.

Meira A., Lopes-Lima M., Varandas S., Teixeira A., Arenas F. y Sousa R., 2019. Invasive crayfishes as a threat to freshwater bivalves: interspecific differences and conservation implications. Science of the Total Environment 649, 938 – 948.

Morales, J. y Lizana M., 2014. Efectos negativos del cambio climático aceleran la extinción de la principal población de la náyade Margaritifera margaritifera L., 1758 en la cuenca del Duero. Munibe 62: 103-127.

Morales, J. et al., 2019. Las especies exóticas entran en los últimos ríos con “Margaritifera margaritifera“. Quercus, 404: 20-26

Nakamura, K., Guerrero, J., Alcántara, M., Muñoz, M.A. y Elbaile, E. 2018. Tiempos de incertidumbre para la náyade Margaritifera auricularia. Quercus 383: 16–24.

Nakamura, K., Elbaile, E., Salinas, C., Mesquita-Joanes, F., Sousa, R., Guerrero-Campo, J., Ruiz-Zarzuela, I. y de Blas, I., 2019. Captive breeding of Margaritifera auricularia (Spengler, 1793) and its conservation importance. Aquatic Conservation: Marine and Freshwater Ecosystems 29: 1771–1784.

Nakamura, K., Cañete, J., Vijuesca, D. et al. 2020. Sensitivity of Pseudunio auricularius to metals and ammonia: first evaluation. Hydrobiologia.

Pla Ventura, M., Quiñonero Salgado, S., Hernández Núñez, J., Velázquez Cano, J., Risueño Mata, P., y López Soriano, J. 2018. Predation of the blue crab Callinectes sapidus Rathbun, 1896 on freshwater bivalves (Unionidae & Corbiculidae) in eastern Iberian Peninsula. Folia Conch., 47, 3-9.

Sociedad Española de Malacología. 2020. Desarrollo de la colaboración entre la Sociedad Española de Malacología y la Fundación Biodiversidad: Proyecto de la SEM subvencionado por la FB. Noticiario de la Sociedad Española de Malacología, 73: 14-15.

Zapater, M., Araujo, R., Álvarez, R.M., Nakamura, K. y Alcántara, M. (coord.) (2006). Las almejas de agua dulce en Aragón: Margaritifera auricularia y otros bivalvos. Monografía. 68 pp. Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón.

4 comentarios en “Náyades, de veneradas ninfas griegas a olvidados moluscos

  1. Enhorabuena Pablo! que articulo mas completo te ha quedado. Ojalá como dices, podamos evitar que se extingan nuestras ninfas de los ríos. Saludos!

  2. Increíble y necesario dar a conocer a estas ninfas de agua dulce, y a todos los problemas que las están afectando. E increíble también que haya proyectos y personas implicadas como tú que dedican su tiempo y su esfuerzo para sensibilizar a la población y poner el foco en lo importante. Gracias hermano por escribir de forma tan rigurosa y divulgativa a la vez, así personas como yo, que no venimos de la rama de ciencias, podemos entender ciertas cosas. Un abrazo, hermano!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *